Ion de cloro y dos de oxígeno: Energía de vida y muerte

Responsive image
¿Conoces las propiedades del Dióxido de Cloro?
¿Escuchaste experiencias sobre los efectos del Dióxido de Cloro para combatir al coronavirus?
¿Conoces las propiedades del Dióxido de Cloro?
¿Escuchaste experiencias sobre los efectos del Dióxido de Cloro para combatir al coronavirus?

La receta de la fama y el estrellato de un compuesto

El dióxido de cloro (C102) es un compuesto químico, muy polémico hoy; es aceptado y rechazado, acusado y redimido, bendecido y satanizado, nacionalizado y globalizado. La pandemia del Coronavirus 2019 se ha convertido en una súper estrella y Andreas Kalcker, biofísico alemán que estudia y aplicó el dióxido de cloro en otras enfermedades desde más de 10 años, señala que el compuesto es una sustancia que tiene un ion de cloro y dos de oxígeno y que es peligroso para unos, pero, bueno bonito y barato para los otros, los enfermos. 

El dióxido de cloro: origen y composición

El dióxido de cloro compuesto no es un descubrimiento reciente. Humphrey Davy hizo el gas en 1814 al reaccionar ácido clorhídrico con clorato de potasio. En los últimos años, se utiliza el ácido clorhídrico para la producción de grandes cantidades de dióxido de cloro. En lugar del clorato de potasio, normalmente se utiliza clorito de sodio (NaC102). El dióxido de cloro (C102) es un gas sintético que no ocurre de manera natural. Disuelto en agua tiene un color amarillento-verdoso, con un olor irritante parecido al cloro. Aunque el olor es muy parecido, el dióxido es muy diferente al elemento del cloro en sí, tanto en estructura química como en cuanto a su comportamiento, porque es un compuesto neutro del cloro, que no se combina fácilmente con otras sustancias.

Una combustión que mata al enemigo

La clave de muchas de las recuperaciones de distintas enfermedades, a partir del uso de una única sustancia (el dióxido de cloro) y confirmadas por cientos de testimonios, es que debe haber “algo” en común en todas ellas. En primer lugar, se trata de un oxidante, es decir, de una sustancia que facilita la combustión porque añade oxígeno a todos los procesos, a diferencia de otros medicamentos que habitualmente funcionan envenenando a los patógenos. El oxígeno no se acumula en el cuerpo y por lo tanto es un proceso farmacodinámico muy diferente. La oxidación, además, es utilizada de manera similar y natural por nuestras células de defensa, como los neutrófilos en el proceso de fagocitosis, que no es otra cosa que engullir y combustionar al enemigo, dicho de manera simple.

Un elemento útil para la industria y la salud

El dióxido de cloro en realidad es un gas de color amarillento hasta amarillento rojizo, que se evapora rápidamente en el aire, si la temperatura está por encima de los 11 °C. Como gas, cuando no está disuelto en agua es muy reactivo y puede causar una deflagración si la concentración es muy alta y la presión del gas está por encima del 10%. Su uso es muy variado: en la industria, el dióxido de cloro sirve para el blanqueo de papel, en servicios básicos hace 80 años se la usa para la desinfección de aguas convirtiéndolas más potables. Es un desinfectante tan eficaz, que se utiliza tanto para la desinfección de alimentos, para la descontaminación de armas biológicas de uso militar, como el ántrax (carbunco).

Una sustancia para la vida

Debido a la capacidad de eliminar virus, hongos e incluso esporas, el dióxido de cloro es una sustancia excelente para el lavado de vegetales, es seguro utilizarlo y cumple con las regulaciones alimenticias. Se utiliza en las manzanas para eliminar listeria y la bacteria ‘Escherichia coli’, en patatas, contra la caspa de patata y en cítricos, contra el moho verde y la putrefacción amarga. En el agua de piscifactoría, contra la anemia infecciosa del salmón y la necrosis pancreática infecciosa. El dióxido de cloro es la mejor opción de la industria de alimentos (aditivo autorizado) E926) debido a que tiene una muy baja toxicidad residual y ha demostrado que es un compuesto seguro, cuando es usado adecuadamente.

Oxígeno, combustión y energía 

Una vez que está disuelto en el agua también es capaz de reaccionar rápidamente con otros componentes, sobre todo si son de pH ácidos. Cuando el dióxido de cloro reacciona en el agua, libera oxígeno por un lado y por el otro lado forma el ion de clorito (C102-). El ion es una molécula que está eléctricamente cargada, como si fuera una batería, y en nuestro caso el ion de clorito lleva una carga eléctrica negativa y también es muy reactivo. El ion de clorito, que tiene una carga negativa, busca para compensarse una carga positiva, para ser estable. En nuestro caso, es el sodio, y lo que tenemos entonces, es clorito sódico. Si esto a su vez lo volvemos a disolver en agua, se forman iones de clorito e iones de sodio. El dióxido de cloro, al ser muy reactivo, es capaz de exterminar patógenos en el agua a través de un proceso llamado oxidación.

La metamorfosis de dos elementos en el cuerpo

Si se ingiere el dióxido de cloro, rápidamente reacciona con patógenos ácidos liberando oxígeno y formando iones de clorito, que después se convierten en iones de cloruro, es decir, la sal común. Nuestro cuerpo metaboliza esta mínima cantidad en sal sin ningún problema, ya que todos nuestros fluidos son salinos. De hecho, el cuerpo pierde sal de manera constante al orinar y sudar.

El Químico que fortalecer el sistema inmunológico

El efecto positivo del dióxido de cloro, está basado en gran parte por su capacidad para fortalecer el sistema inmunológico de nuestro cuerpo, no solo por la oxidación de los patógenos, sino también por otros efectos más complejos. También es muy importante su poder para aportar oxígeno a las células.

La oxigenación del cuerpo

La molécula de dióxido de cloro queda destruida por la reacción química: El oxígeno (02) liberado se une o bien con hidrógeno (H) para formar agua (H02) o bien con carbono (C) para formar dióxido de carbono (C02). El ión neutral de cloro se une a sodio para dar lugar a la sal común (NaCl). En otras palabras ¿Qué le pasa al organismo cuando uno consume dióxido de cloro? Al ingresar el dióxido de cloro al organismo, en verdad está ingresando una molécula de cloro cargada por dos moléculas de oxígeno y que inmediatamente hay una reacción química, este proceso permite que se oxigene las células.

Con base en el texto de Andreas Ludwig Kalcker